Batalla de Miraflores

La Batalla de Miraflores ocurrió el 15 de enero de 1881 en el Distrito de Miraflores de Lima, Perú. Era una batalla importante durante la guerra del Océano Pacífico contra que lucharon entre Chile y las fuerzas de Perú. El ejército chileno conducido por el General Manuel Baquedano derrotó al ejército mandado por Nicolás de Piérola que guarda la segunda línea de defensa de la capital peruana. Dos días más tarde, Lima, la capital de Perú fue ocupada por tropas chilenas. General. Las fuerzas de Baquedano marcharon en Lima triunfante, mientras el presidente de Perú y sus oficiales huyeron en el interior, dejando el país sin cualquier gobierno. Aunque la caída de Lima, la guerra siguiera entre el ejército de ocupación y las tropas de Andres Caceres durante más tres años. Durante la ocupación de Lima, la Biblioteca Nacional de Perú se quemó, mientras varios otros monumentos fueron saqueados por fuerzas chilenas y se tomaron como trofeos de guerra.

Durante la batalla, el oficial naval peruano capitán Juan Fanning se hizo un héroe nacional para conducir un precio de la infantería espectacular de infantes de marina que casi rebasaron al enemigo. La brigada de Fanning causó algunas bajas chilenas hasta quedarse sin municiones, luego siguió luchando con cuchillo y bayoneta hasta que Fanning mortalmente se hiriera. 400 de los 524 hombres de Fanning se mataron durante el precio.

Preludio

Después de la victoria chilena en Chorrillos, una tregua se declaró entre ambos lados mientras las conversaciones de paz ocurrieron. El objetivo chileno era obtener una capitulación incondicional y evitar otra batalla antes de entrar en Lima. A tal efecto, el general Baquedano sostuvo conversaciones con Nicolás de Piérola y los mediadores Spencer St John de Inglaterra, Jorge Tezanos Pinto de El Salvador y M. de Vorges de Francia. El fracaso de estas negociaciones de paz llevó a la segunda batalla por el control de Lima.

Defensa peruana

Durante las conversaciones de paz, Pierola arregló a su ejército en una segunda línea de defensa en Miraflores. La defensa de esta línea se arregló de un modo similar hacia aquellos en Chorrillos dos días antes. 12 kilómetros. la línea se extendió de la playa en Miraflores hasta el Río Surco, formado por 10 fortalezas aproximadamente 900 m aparte.

Esta línea se dividió en tres sectores:

Las fuerzas chilenas

El ejército de Chile tenía una fuerza estimó a aproximadamente 12.000 hombres y se dividió en tres divisiones y una reserva ya que sigue:

La artillería consistió en los regimientos Nº1 y Nº2. La caballería tenía dos regimientos también, Cazadores Caballo y el Cazadores de Yungay.

Primeros movimientos

A causa de una escaramuza entre unos grupos pequeños de fuerzas chilenas y peruanas, por la noche del 14 de enero, el coronel Lagos ordenó que su Jefe de Estado Mayor Jose Eustaquio Gorostiaga enviara una pequeña fuerza a fin de explorar el terreno en el sur de Barranco. A consecuencia de esta maniobra, la III División se colocó en el borde del sur del río Surco. En la vanguardia se desplegaron una compañía del "Santiago" 5to Regimiento de la Línea y 40 soldados del Batallón Acongagua y algunas piezas de la artillería, sumando a 150 tropas chilenas en el norte del Barranco. La división de Lagos se colocó en la vanguardia considerando que esta unidad no hizo tenía tantas pérdidas como las otras dos divisiones en Chorrillos.

En este tiempo, en las líneas peruanas, el General Pedro Silva decidió hacer una revisión formal de su formación para elevarse su moral, que era muy bajo debido al impacto del fracaso en Chorrillos hace dos días. Este movimiento en las líneas de defensa hizo a los oficiales chilenos se hizo sospechoso y reforzó a sus tropas avanzadas (en 400 metros de las líneas peruanas en el lado del norte del río Surco). El Regimiento Naval y el 5to Regimiento de la Línea entero se dispusieron a la derecha y a la izquierda de la unión del ferrocarril Barranco y Miraflores. Ahora la vanguardia chilena cuenta a 1,100 hombres.

En 10:00 horas, a Martinez' reserva le ordenaron moverse en la dirección al Barranco, llegando 11:00 a su destino.

En 10:45 horas Gorosteaga, que se preocupó por las cercanías de las fuerzas peruanas en el otro lado del río e informa esto al Coronel. Lagos que pide para poner la división entera en la línea.

Después de esto, yo la División avanzó el Barranco. Coronel. Martinez' brigada comenzó a moverse a 13:00 horas, pero Coronel. La brigada de Amunategui no hizo avanzado hasta 14:00 horas. Mientras tanto, General. Baquedano ordenó que la caballería expidiera al Barranco. La división de Lagos siguió evolucionando en la primera línea con su 2da Brigada en el flanco izquierdo. Su 1ra Brigada no estaba en la posición, porque las tropas eran inconscientes de la situación tensa, por tanto Coronel. Lagos impulsó para forzar el marzo y avanzar rápidamente a sus posiciones junto a la 1ra Brigada del Regimiento de la Artillería. Nº1. Todo este movimiento ocurrió delante de la División del Cáceres en el lado occidental delantero.

La batalla

El principio

En 14:00 horas, la batalla comenzó de improviso, y las tropas en la ala derecha chilena (aproximadamente 3,380 tropas entonces) fueron atacadas por el Cuerpo de Cáceres (aproximadamente 5,000 hombres). Los acorazados chilenos comenzaron a disparar en las posiciones peruanas, tratando de aliviar la presión sobre las fuerzas de Lagos. Cáceres envió los batallones de Guarnición de Marina y Guardia Chalaca contra el Coronel. La brigada de Barcelo, mientras una fracción de Coronel. Suarez' Cuerpo contrató la brigada de Urriola, que no estaba en la formación completa aún. La fuerza del ataque peruano obligó las unidades chilenas a retirarse. En este tiempo, el chileno I División tuvo que alcanzar aún su posición, por tanto los regimientos de la caballería y las piezas de la artillería se retiraron de la primera línea.

El contraataque chileno

Por 15:00 horas, las primeras tropas de yo la División había llegado a sus posiciones en el flanco correcto de las unidades de Lagos. Habían enviado dos batallones de la reserva para reforzar Lagos también, junto con dos regimientos de la caballería. Cáceres envió la Concepción, Libertad y batallones de Paucarpata para reforzar el ataque contra las tropas chilenas, pero se paró y comenzó a doblarse de nuevo otra vez.

Coronel. Lagos pidió al "Santiago" el 5to Regimiento de la Línea para atacar las fuerzas de Cáceres en una maniobra de la pinza, mientras el resto de la brigada se debía poner sobre los peruanos con un precio frontal. Mientras el "Santiago" realizó el ataque que bordea, tres compañías de las otras unidades asaltaron las trincheras, que se tuvieron que reforzar con más cinco. Los chilenos tuvieron éxito en su tentativa y tomaron la defensa en el Reducto Nº1, rompiendo al peruano, y Cáceres se retiró al Reducto Nº2.

Con el entero yo la División ahora se reunió y Coronel. La brigada de Barbosa que refuerza el flanco izquierdo chileno, la ofensiva peruana se debilitó. La brigada de Barcelo, bajo la orden de Teniente. El Coronel Demofilo Fuenzalida (ya que el coronel Barcelo se había herido), y sostuvo por soldados del 3er Regimiento de la Línea, rebasó la posición y onsetted los cuatro siguientes reductos peruanos en yo Sector (disparado con treinta cañones y diez ametralladoras) por detrás y expulsó a sus defensores, luego avanzados a Miraflores.

Aunque la resistencia peruana en el derecho se descolorara, la situación en el centro de la línea era muy diferente. Estos defensores sostuvieron sus posiciones que soportan el ataque chileno, pero comenzaron dio con la llegada de más dos regimientos chilenos. Cuando estos reductos se tomaron, el 8vo Batallón en el reducto Nº 5 se retiró, cayendo el frente peruano entero.

Por 18:30, el regimiento de Fuenzalida llegó a la estación de ferrocarril de Miraflores, mientras los regimientos de la caballería convergieron en su posición. Con la batalla ya decidida, Echeñique ordenó que las tropas restantes no entraran en el combate, disolviendo sus fuerzas y enviándoles a casa, evitando el combate para alcanzar las calles de la capital. Sin embargo, las posiciones en San Bartolomé y San Cristóbal siguieron disparando en las tropas chilenas un rato más largas. Como Chorrillos, Miraflores se quemó a la tierra. Antes de la medianoche, Rufino Torrico, el alcalde de Lima rindió la ciudad al General. Baquedano. Lima se había caído después de más de cinco horas de combates feroces y casi dos años de la guerra.

Secuela

Consecuencias militares y políticas

Las bajas en ambos lados eran enormes. El ejército chileno perdió entre 2,200 y 2,600 hombres, entre ellos Juan Martínez, Comandante del Regimiento de la Infantería Atacama. La III División de Lagos luchó en la primera línea contra la batalla entera, tan las pérdidas más grandes, 1,131 hombres estaban muertos en el herido. Yo División perdió a 697 hombres y la II División 347 soldados. La reserva chilena sufrió la pérdida de 346 hombres.

El ejército peruano hizo estimar pérdidas en aproximadamente 3,200 hombres (el 30.4% de su fuerza total), pero no se ha confirmado con informes oficiales. Después de esta victoria, Lima se rindió y el ejército chileno entrado en la Ciudad de los Virreyes el 17 de enero de 1881. También, Nicolás de Piérola dejó la ciudad en la dirección a los Andes, como muchos de sus oficiales hicieron. Entre estos oficiales era el Coronel Andres Caceres, que condujo la resistencia en las montañas contra el ejército de ocupación chileno. Más cuatro años de la guerra eran necesarios hasta la victoria chilena decisiva en Huamachuco, durante 1883.

Bibliografía

Véase también



Buscar